Barbara Arrowsmith-Young: «Es hora de poner el cerebro en la ecuación de la educación»

Natalia Ibáñez Guinea | Madrid - 5 noviembre, 2021

Cuando la neuroeducadora Barbara Arrowsmith-Young (1951, Toronto) cumplió 6 años, le diagnosticaron “discapacidad múltiple del aprendizaje”. Su cerebro tenía dificultades para interpretar las manecillas de un reloj, entender un enunciado, controlar la parte izquierda de su cuerpo e incluso seguir una conversación. Años después de aquel diagnóstico, esta licenciada en psicología y especializada en estudios de la infancia logró “transformar su cerebro” y dar con un método de aprendizaje cognitivo para estudiantes que, como ella, tienen capacidades diferentes y dificultades a la hora de aprender.

“Mi vida ha sido una especie de exploración del territorio del cerebro, nuestro activo más importante, y de cómo podemos potenciarlo para mejorarlo”, ha expresado Arrowsmith-Young minutos antes de su ponencia sobre el cerebro y el bienestar en el marco del Global Education Forum (GEF), foro multitudinario impulsado por la Universidad Camilo José Cela (Institución Educativa SEK) del 13 al 15 de octubre para suscitar cambios y alternativas al sistema educativo universitario tradicional.

Esta investigadora canadiense, que dirige la Escuela Arrowsmith y el Programa Arrowsmith, centrados en implantar una metodología sólida para estudiantes con dificultades para el aprendizaje basado en fortalecer las capacidades más débiles en lugar de compensarlas, reflexiona en una entrevista con Efeminista acerca de la necesidad de ejercitar el cerebro como cualquier otro músculo, cómo ha afectado la pandemia a la educación especial y los estigmas y retos a los que se enfrentan tanto su alumnado como los profesionales a su cargo, entre otras cosas.

Fortalecer en lugar de compensar

P.- El programa de educación Arrowsmith aboga por adaptar la capacidad del estudiante a la hora de aprender, fortaleciendo estas capacidades más débiles, en lugar de compensarlas, ¿por qué este método resulta más beneficioso para los y las estudiantes?

R.- Creé este programa porque tenía dificultades de aprendizaje y realmente no tenía ninguna respuesta cuando era pequeña. La idea entonces era que, si tenías un área de dificultad, la compensaras. Pero el problema es que eso requiere un esfuerzo y una energía adicionales y, por mucho que se compense, no se puede trabajar en la zona que no funciona. Es decir, si tienes mala memoria, puedes tomar notas, pero cada vez que escuches algo, no lo vas a recordar realmente.

Así que decidí crear un programa que realmente estimulara y ejercitara el cerebro. En realidad, estamos cambiando la capacidad de aprendizaje del cerebro para toda la vida. Si alguien no puede razonar, estimulamos la parte del cerebro que le permite razonar. Si alguien no puede leer las señales no verbales, estimulamos la parte del cerebro que permite a la persona entender las relaciones sociales. No les enseñamos una técnica, sino que cambiamos la capacidad de sus cerebros para que sean capaces de retener esa información. Es increíblemente poderoso fortalecer la capacidad del cerebro para que funcione de forma más eficiente y eficaz.

Hemos investigado sobre el cerebro y hemos visto que, cuando hay una dificultad, hay partes del cerebro que funcionan mal o tienen un rendimiento inferior, y luego hay otras áreas que deben trabajar muy duro para compensar. Pero, con el programa Arrowsmith lo que estamos haciendo es reforzar esos puntos débiles para que funcionen con eficiencia y eficacia, y las otras áreas no tengan que trabajar tanto. Así se libera la creatividad, el procesamiento, la memoria de trabajo (almacenamiento temporal de la información), las funciones ejecutivas, la planificación, el pensamiento y la resolución de problemas. Así que se trata de cambiar fundamentalmente la capacidad del alumno para aprender.

Educación especial y pandemia

P.- ¿Cómo ha afectado la pandemia al estudiantado con dificultades a la hora de aprender?

R.- En términos de enfoques tradicionales, los estudiantes con dificultades de aprendizaje se han visto enormemente afectados por la pandemia porque necesitan apoyo adicional, como los métodos tradicionales. Son aquellos en los que el profesor les da tiempo extra, les da estrategias y pasos adicionales, responde a más preguntas… Y no han podido recibir ese apoyo durante la pandemia, por lo que los estudiantes con dificultades de aprendizaje se han visto enormemente afectados.

Sin embargo, con el trabajo que estamos haciendo, hemos investigado durante los últimos dieciocho meses y hemos descubierto que nuestro trabajo -El programa Arrowsmith- es tan eficaz durante la pandemia, tanto en línea como en persona, porque es muy diferente. No estamos enseñando habilidades ni contenidos, ofrecemos programas que cambian el cerebro del alumno.

Todas nuestras investigaciones demuestran que obtenemos exactamente los mismos resultados, tanto si los estudiantes lo hacen en persona como en línea. Y, de nuevo, para mí, el poder de este trabajo es que en lugar de dar a alguien una muleta, en realidad estamos quitando el problema. Estamos arreglando la dificultad subyacente, para que el resto de la vida de ese individuo, pueda ser funcional.

Traslado a la educación online

P.- Como ha mencionado, cuando llegó la pandemia, la educación se traspasó al mundo online. ¿Los alumnos con capacidades diferentes han logrado adaptarse con éxito a una educación más tecnológica?

R.- Cuando las escuelas cerraron en marzo de 2020 en todo el mundo, estábamos -con el Programa Arrowsmith- en un centenar de escuelas y doce países -Entre ellos España a través de la Universidad Camilo José Cela-. Así que tuvimos que adaptar en tres semanas nuestro programa para impartirlo en línea. Lo impartimos en aulas virtuales para que sus profesores trabajen realmente a través de Zoom o equipos como a través de diferentes plataformas. Pero están trabajando con los estudiantes en tiempo real con los programas, y estamos viendo exactamente lo mismo, los mismos resultados y el mismo beneficio. Y la idea es que los estudiantes estén comprometidos.

El profesor ya no se sitúa en la parte delantera del aula impartiendo conocimientos, sino que son los estudiantes los que realmente están comprometidos con las actividades y los ejercicios que hacen trabajar su cerebro. Y también hemos incorporado muchos criterios de motivación y dominio. Así que el alumno trabaja en el ejercicio, recibe una recompensa y luego pasa a niveles cada vez más difíciles. Y entonces, una vez que el estudiante puede hacer cosas como, digamos, recordar algo que antes no podía recordar, puede empezar a salir porque puede navegar por el mundo social. Es increíblemente gratificante que su realidad actual cambie.

«En toda mi escolaridad, no hubo ni un solo día de alegría»

P.- ¿Cuáles diría usted que son las ideas preconcebidas erróneas más comunes que se tienen sobre los alumnos con dificultades de aprendizaje?

R.- Creo que la idea errónea más común sobre los estudiantes con dificultades de aprendizaje es que no son inteligentes o que no se esfuerzan. Si tienes una dificultad de aprendizaje, por su propia definición, eres inteligente y estás trabajando increíblemente duro, tal vez no de manera eficiente o eficaz debido a la dificultad. Y lo que estamos viendo al realizar imágenes cerebrales con estos estudiantes es que sus cerebros están trabajando mucho más que los de un estudiante sin dificultades de aprendizaje. Así que lo que vemos es que son partes del cerebro que tienen un bajo rendimiento. Y, luego, hay otras áreas del cerebro que comienzan a trabajar más duro para tratar de compensar.

Pero no pueden compensar eficazmente porque intentan hacer cosas para las que no están diseñadas. Así que lo que obtienes es un cerebro que es muy ineficiente pero que trabaja increíblemente duro, que es como la experiencia de ese estudiante en clase. Trabajan más pero no obtienen los mismos resultados, pero si cambias ese funcionamiento cognitivo, lo mejoras y lo refuerzas, entonces, de repente, el aprendizaje se vuelve eficiente, eficaz y divertido. Como si estos estudiantes empezaran a disfrutar del aprendizaje.

He creado mi trabajo porque he tenido dificultades de aprendizaje y sé lo que es esa experiencia. Conozco la lucha, la incomodidad y el malestar y puedo decir que en toda mi escolaridad, no hubo ni un solo día de alegría. Y después de abordar los problemas, realmente disfruté aprendiendo. Así que para mí, las posibilidades de este trabajo es que libera energía para que los estudiantes se involucren en el proceso de aprendizaje y disfruten realmente de ello.

Marcar la diferencia

P.- ¿A qué retos se enfrentan los profesionales que se dedican a la educación especial?

R.- Creo que la mayoría de los profesores que conozco y con los que hablo en todo el mundo que trabajan con alumnos con dificultades de aprendizaje son muy apasionados y muy dedicados. Se metieron en ese campo porque quieren marcar la diferencia en la vida de sus alumnos, pero a menudo sienten que no se les dan las herramientas o las técnicas para hacerlo. Así que muchas veces sienten que están poniendo una tirita. En realidad no están solucionando el problema. Así que creo que es nuestra responsabilidad darles las herramientas, las técnicas y los programas que realmente abordan el problema subyacente en lugar de poner una tirita.

P.- En su opinión, ¿deberían todos los centros educativos incluir programas de educación especial?

R.- Mi visión es que todos los niños que van a la escuela deben tener la oportunidad para mejorar y fortalecer sus cerebros. Creo que es hora de que pongamos el cerebro en la ecuación de la educación. Y esa es mi visión, que a partir del primer curso, los alumnos empiecen a hacer programas cognitivos. Los alumnos sin dificultades de aprendizaje, mejorarán su capacidad de aprendizaje y los alumnos con dificultades de aprendizaje eliminarán la dificultad de aprendizaje para que, básicamente, el resto de su escolaridad y el resto de su vida sea una forma de poder aprender con facilidad, gracia y alegría.

Educación especial y perspectiva de género

P.- ¿Qué opina de que algunos alumnos se queden fuera o apartados por las dificultades de aprendizaje?

R.- Me rompe el corazón ver que a menudo se margina a los estudiantes. Trabajo con alumnos desde los cinco años hasta los ochenta y cinco, ¿no? Así que a lo largo de la vida veo a muchos adultos que dicen que en cierto punto, dejaron de soñar porque vieron muchas puertas cerradas para ellos debido a sus dificultades de aprendizaje. Así que no, ningún individuo debe ser marginado y ninguna persona debería dejar de soñar.

P.- ¿Es posible tener una educación especial con perspectiva de género?

R.- Para mí, el cerebro no es específico del género, todos tenemos un cerebro independientemente de nuestro género. Y para mí, de nuevo, si se libera ese potencial cognitivo, se permite al individuo hacer lo que necesite o quiera hacer en su vida, independientemente del género. Así que no veo que el género sea un problema en este tipo de trabajo.

P.- Pero, ¿cree que las niñas y niños con problemas de aprendizaje reciben una educación diferente? 

R.- En el programa Arrowsmith independientemente de si eres hombre o mujer, vas a entrar, vamos a ver tu perfil cognitivo y diseñar un programa específico para tus necesidades, independientemente del sexo. Así que es realmente neutral en cuanto al género.