Åsa Regnér (ONU Mujeres): «Si las niñas no tienen formación, las sociedades enteras fracasan»

Laura de Grado Alonso y Cristina Bazán | Madrid - 11 octubre, 2020

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Niña este domingo 11 de octubre, la Directora Ejecutiva Adjunta de ONU Mujeres, Åsa Regnér, ha resaltado que a pesar de los muchos avances logrados en los últimos años en cuanto a los derechos de las niñas, las consecuencias derivadas de la COVID-19 amenazan con dejar a muchas de ellas fuera de la escuela o expuestas a nuevos tipos de violencia, como la explotación sexual a través de internet.

En este contexto y veinticinco años después de que se empezara a hablar de los derechos de las niñas de manera específica gracias a la Declaración de Beijing en 1995, preocupa especialmente «la falta de implementación, de voluntad política y de recursos» para materializar una mejora en las condiciones de mujeres y niñas en todo el mundo, ha aseverado la también Ministra de Infancia y Tercera Edad y Ministra de Igualdad de Género en Suecia durante el periodo 2014-2018.

25 años hablando de los derechos de las niñas

Pregunta.- Este 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña y coincide este año con el 25 aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing. ¿Qué progreso ha habido durante estos 25 años en cuanto a los derechos de las niñas?

Respuesta.- Acabamos de celebrar el veinticinco aniversario de la Plataforma de Beijing y allí hay una parte que ahora se dedica a los derechos de las niñas, que en 1995 fue una novedad y un logro muy importante porque antes no se hablaba de derechos específicos para niñas.

Lamentablemente la implementación no ha sido muy rápida y no se ha financiado como se debería. Pero un logro muy importante para las niñas ha sido el acceso a su educación, hoy van a las escuelas casi tanto como los varones. Otro logro son las tasas más bajas en relación a la mortalidad materna. Esto es muy importante porque en muchos países y en zonas de conflicto donde las tasas de mortalidad materna son más altas, muchas de las mujeres que dan a luz, no son mujeres, sino niñas que se quedan embarazadas por voluntad, por falta de protección o como resultado de una violación.

Otro tipo de logros que también quiero mencionar son las leyes y legislación de protección de niñas y mujeres.

La Declaración y Plataforma de Acción de Beijing fue un plan aprobado durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en septiembre de 1995, con el objetivo de garantizar los derechos y libertades de mujeres y niñas, el más pionero hasta la fecha. Fue adoptada por 189 gobiernos que se comprometieron a tomar medidas en cuanto a pobreza, educación y capacitación, salud, violencia, conflictos armados, economía, poder y toma de decisiones, mecanismos institucionales, derechos humanos, medios de comunicación, medio ambiente y las niñas.

«Nos preocupa la falta de implementación, de voluntad política y de recursos»

P.- Habla de algunos logros durante estos años pero, ¿Qué violencias siguen soportando las niñas y qué es lo que más preocupa desde ONU Mujeres?

R.- Lo que nos preocupa es la falta de implementación, la falta de voluntad política y la falta de recursos, de dinero. Esos son obstáculos reales para que se realice la implementación y para que se cambie la vida y se mejore la situación de niñas y mujeres.

Durante la COVID-19 hemos visto que las consecuencias negativas socioeconómicas de la pandemia han tenido un impacto más grave en niñas y mujeres que en varones. Antes de la crisis ya veíamos que se necesitaba mucha presión para conseguir que se cambiase la realidad, y encima, ahora, tenemos medio año más de pobreza para niñas y mujeres, niveles mas altos de violencia contra niñas y adolescentes, vemos que hay más casos de mutilación genital femenina y matrimonios forzados.

«Si las niñas no tienen formación, las sociedades enteras fracasan»

P.- El Fondo de Población de las Naciones Unidas señala en un informe que como consecuencia del coronavirus puede haber 2 millones más de casos de mutilación genital femenina y 13 millones mas de matrimonios. ¿Cómo se explican estas cifras?

R.- Cuando no se puede viajar, cuando hay menos interacción y menos diálogo, las comunidades se vuelven a tradiciones más conservadoras. También creo que muchas veces son estrategias de respuesta negativas, es decir, se piensa que es mejor para la niña porque si pasa por esas tradiciones tendrá un valor mas alto o, en este contexto de crisis, se piensa que una boda puede ser una alternativa de futuro para las niñas.

También hay algo que no se comenta mucho en el mundo rico, pero realmente es un lujo tener acceso a internet y poder tener eso como alternativa. El 40 por ciento de todos los estudiantes en el mundo no tienen o no han tenido acceso internet durante la pandemia. Y sabemos que el riesgo de que las niñas no vuelvan a la escuela es más alto que en comparación con varones.

P.- ¿Qué consecuencias tiene que las niñas no vuelvan a la escuela?

R.- Esta observación se tiene desde antes, hay un riesgo mucho más grande de que las niñas no vuelvan y si las niñas no tienen formación, las sociedades enteras sufren adversidades y fracasan.

También sobre derechos sexuales y reproductivos, hay un tema enorme. Vemos que la mortalidad materna ha bajado pero no, por ejemplo, el acceso a anticonceptivos, a la educación sexual o a otras partes de la agenda de derechos sexuales y reproductivos y eso expone a las niñas a muchos riesgos. Las dejamos sin herramientas muy importantes para que puedan planificar y vivir sus vidas como quieran.

Una nueva forma de explotación sexual a través de internet

P.- ¿Se ha incrementado el riesgo de trata de menores con fines de explotación sexual? 

R.- Ha aumentado un tipo de trata online y de abuso sexual y violaciones a través de internet, donde una mujer o niña no sabe muy bien de qué es parte pero la pobreza o la desesperación la empuja a hacer cosas frente a la cámara, que no sabe muy bien qué es.

Vemos que hay una forma de trata que significa que lo que hace frente a la cámara se produce después y forma parte de una película o de un video pornográfico y ella pierde el control de ese contenido.

Eso no lo habíamos visto tan claramente antes, como lo hemos visto durante la COVID-19.

Niñas indígenas en América Latina, más vulnerables tras el coronavirus

P.- ¿Cómo ha afectado el coronavirus a la situación de las niñas en América Latina?

R.- Hay que mencionar específicamente a las mujeres indígenas y niñas indígenas, que ya sabemos que el riesgo de ser parte de trata de tráfico para niñas indígenas es más alto, ya desde el principio, y eso ha incrementado porque la pobreza ha incrementado.

Es importante decir que la pobreza en sí no es el peor factor, sino que el peor factor es que hay hombres que siempre que están dispuestos a abusar de la desesperación de mujeres y niñas.

Pero también vemos en América Latina que mujeres y niñas adolescentes trabajan frecuentemente en el sector informal y con los confinamientos desapareció este mercado de trabajo de un día para otro. Y realmente no hay seguros sociales para ellas, ni apoyo durante el desempleo. Es una situación muy difícil.

P.- ¿Cuál es el mayor peligro que enfrentan las niñas en la región?

R.- Yo creo que es la mezcla del riesgo de muchas niñas a no tener formación y que América Latina ya es una sociedad con diferencias enormes en términos de ingreso y esto se ha puesto peor aún. También se ve mucha resistencia contra la igualdad de género y hay una mezcla de mensajes tóxicos, políticos y una realidad que crea obstáculos para que las niñas puedan tener una vida con la implementación sus derechos.

Falta implementar la igualdad mediante presupuestos

P.- ¿Qué medidas se necesitan por parte de los Estados para garantizar los derechos de las niñas?

R.- Tenemos los convenios internacionales y los acuerdos internacionales, tenemos una legislación nacional mucho mejor que antes, tenemos hasta reformas que apoyan la igualdad de género. Pero lo que no tenemos son instituciones nacionales o sistemas para implementar esto, es decir, para que las leyes se hagan realidad. Y tampoco hay dinero, no hay presupuestos. Y esto es lo que hace falta ahora. Es una responsabilidad que los gobiernos tienen que tomar y los ciudadanos tienen que hacer a los gobiernos rendir cuentas.

Un mensaje para las niñas: ¡Sois suficientemente buenas!

P.- ¿Qué mensaje le mandaría a las niñas en un día como este?

R.- Yo quisiera decir que las niñas han mostrado su liderazgo, sus mensajes y su capacidad de movimientos y lo hemos visto en América Latina, en Bielorrusia o en Líbano. Las niñas deben continuar y seguir reclamando sus derechos.

Muchas veces se dice a las mujeres y niñas que tienen que cambiar, ser de alguna manera, que deberían estudiar otra cosa o, si trabajan, que deberían trabajar en otra cosa o que deberían tener más experiencia… ¡No! ¡Sois suficientemente buenas! Deberían seguir haciendo lo que ya hacen, deberían seguir creyendo en sus movimientos, porque se las ve, se las escucha y les hacemos caso.