Vacíos y otras taras

Portada de "Vacíos y otras taras".

Ana Porras plasma las adversidades de la mujer moderna en «Vacíos y otras taras»

Imanol Jiménez | Málaga - 13 julio, 2021

La periodista malagueña Ana Porras debuta en el mundo de la literatura con «Vacíos y otras taras», veintitrés relatos sobre la frustración, la desdicha, el choque de los sueños de juventud con la realidad de la madurez y otras de las adversidades que atraviesan a la mujer moderna. 

Se trata de una serie de historias inspiradas en experiencias reales, a las que le suma dosis de imaginación y ficción. 

Generación bisagra

Las protagonistas, de mediana edad, pertenecen a lo que denomina «generación bisagra», buscan su identidad a la vez que luchan con las creencias heredadas y expectativas y cargan con las frustraciones de sus madres, sus sueños incumplidos, su forma de educar y las limitaciones.

Los relatos se centran en mujeres que han vivido con una «mochila cargada» de todas esas cosas y que han tenido que «reivindicarse y buscarse a sí mismas», una generación a la que «vendieron el éxito» en un futuro más igualitario, pero se obviaron realidades ineludibles como la maternidad.

El libro narra momentos puntuales en los que se enfrentan a situaciones como una ruptura sentimental, una infidelidad, el desamor, un trabajo aburrido, el alzheimer, el cáncer o los sueños incumplidos.

Luces y sombras del alma femenina

«‘Vacíos y otras taras’ es el reflejo de algunas de mis obsesiones, mis neurosis, de esas preguntas que me hago y de sus respuestas. Sumerge a los lectores en las luces y las sombras del alma femenina«, comenta a Efe Porras.

En estos relatos, la autora apela a las emociones, que «son universales y no entienden de idiomas, de razas, de nivel económico o de culturas», y aborda cuestiones como el dolor, la alegría, la esperanza, la frustración o el miedo.

«Sueños», «La capa de Peter Pan», «El viaje que no hicimos», «Amores políticamente incorrectos», «Muerte» o «Cuestión de fe» son algunos de los títulos de esta recopilación, algunos interrelacionados entre sí por conexiones entre las protagonistas y otros totalmente independientes.

«Tenía claro que guardaba en mi interior multitud de historias y experiencias que había recopilado durante estos años de profesión y de vida. En la narración hay retales de verdad cosidos con ficción. Te reconocerás en algunos de ellos, o en fragmentos, o reconocerás a alguien que conoces», explica la escritora.